Galeria de Fotos

Pasajeros
Adultos

Pasajeros
AdultosNiñosInfantes

Pasajeros
AdultosNiñosEdadEdad

Pasajeros
AdultosNiños
Si desea recibir eventualmente nuestro e-News con ofertas y promos, en su correo electrónico, por favor suscribase ingresando su nombre y dirección de e-mail.

Destino detalle

Praia do Forte
Praia do Forte

Si viajas a Brasil a unos 70 kilómetros al norte de Salvador encontrarás Praia do Forte, antiguo pueblo de pescadores que aún se mantiene en el estado de Bahía. Está en el nordeste de Brasil, zona conocida por tener la línea costera más bonita y un agradable clima tropical: la temperatura media anual es de 28 °C, y la temperatura media del agua ronda los 24ºC.

Los brasileños lo pronuncian algo como "paaya gi forchi" y también se conoce como la "California de Brasil" o la "Polinesia Brasileña" debido a sus kilómetros de playas de arena blanca rodeadas de cocoteros.

Praia do Forte está situado en una zona de protección del medio ambiente, con 12 kilómetros de playas casi desiertas, rodeadas de exuberantes plantaciones. Goza de una ubicación privilegiada, cerca de reservas ecológicas de la Mata Atlántica, lagunas, playas donde las tortugas marinas ponen sus huevos y áreas para la observación de ballenas jorobadas y arrecifes de coral.

Hay que tener en cuenta que sus meses de verano son diciembre, enero y febrero, el otoño es en marzo, abril y mayo, es invierno en junio, julio y agosto (26ºC de media) y su primavera va desde septiembre a noviembre.

Se considera que la temporada de lluvias se enmarca entre mayo y julio, con lluvias fuertes que suelen terminar en pocos minutos, sobre todo al caer el día y durante la madrugada, lo que permite disfurtar del sol el resto del día. A veces puede darse una lluvia fina durante todo el día.

El mar puede estar un poco más revuelto en esta época.

Cultura y folclore.

Entre las actividades culturales y folclóricas de Praia do Forte destaca la capoeira, arte que combina elementos de artes marciales, juegos, música y danza. Los nativos forman la clásica roda o sea un círculo y se turnan tocando instrumentos, cantando o bailando en su centro. Estas rodas llaman la atención de todos los que pasan cerca, siendo un espectáculo digno de contemplar. Otras expresiones del folclore son la conocida Samba y el maculelé, parecido a la capoeira pero que se ejecuta con unos palos largos que marcan el ritmo al chocar unos con otros.

Pero lo que es aún más peculiar son las Caretas de Praia do Forte, que agitan los meses de febrero, marzo y abril y muestran lo que realmente es un evento cultural. La leyenda dice que es un legado de la época de la esclavitud y la gente que participa, tanto adultos como niños, se cubren el cuerpo con follaje, usan máscaras con rostros de animales y se ponen cascabeles en los pies. Las Caretas se acompañan con las "Tabaroas" donde las mujeres se visten con trajes extravagantes y se maquillan en exceso. Todo esto contribuye aún más al aire folclórico de Praia do Forte.

Muy recomendable sería acercarse, al menos un día, al carnaval más grande del mundo: el carnaval de Salvador da Bahia.

Salvador da Bahía: carnaval y cidade nova.

No debemos olvidar que el Carnaval de Salvador de Bahía, el más grande del mundo según el libro Guiness de los Récords, dura una semana y es muy popular tanto entre los brasileños como entre los turistas.

Conviene ponerse ropa cómoda y una gorra que no nos importe perder entre la multitud, calzado que nos permita horas de baile y movimiento, protector solar durante el día, comer alimentos que no sean pesados de digerir, beber mucha agua mineral para evitar la deshidratación, evitar las peleas, vigilar nuestras posesiones de valor y llevar identificación y la dirección del alojamiento. ¡Recuerda que también puedes disfrutar del carnaval de Praia do Forte!

Fuera del centro de Salvador hay muchos distritos de playa que se extienden desde la punta de la península a lo largo de la costa atlántica. Los barrios de Río Vermelho y Amaralina cuentan con una vida nocturna menos orientada a la industria del turismo extranjero. Un poco más allá de éstos está el barrio de Itapúa, que tiene una vida nocturna muy animada al lado de la playa y relativamente pocos visitantes extranjeros. Hacia el norte encontraremos kilómetros y kilómetros de playas magníficas, todas accesibles en autobús. En la costa norte más allá de Pelourinho encontraremos un ambiente más tranquilo con muy pocos turistas. El interior de El Salvador es donde la "ciudad nueva" se ha desarrollado, lleno de barrios residenciales, grandes complejos comerciales y nuevas redes de carreteras.

El castillo Garcia D´Avila.

En Praia do Forte encontrarás uno de los principales monumentos del patrimonio histórico de Brasil, el Castillo de los García D'Ávila. Es la estructura de piedra más antigua del país, ejemplo de arquitectura militar portuguesa residencial construido en el siglo 16 en la cima de la colina de Tatuapara. García D'Ávila, que desembarcó en la costa de Bahía en 1549, decidió construir unas pocas casas, una capilla, y su propia casa en estas tierras. Su casa fue llamada Casa da Torre y fue apodado el castillo porque parecía una fortaleza medieval europea.

Es uno de los mayores atractivos de Praia do Forte y el tiempo empezaba a hacer estragos en el complejo. El 28 de diciembre de 2002, fue reabierto tras dos años de renovación, que incluyó la restauración de la Capilla de Nuestra Señora de la Concepción, un tesoro arquitectónico de cuatrocientos años de antigüedad y el edificio religioso más antiguo del país. El proceso de restauración completa quedó reflejado en las fotografías que pueden ver los visitantes que suben a la colina, a 68 metros sobre el nivel del mar, que es el punto más alto de la región. Las ruinas del antiguo castillo, donde han vivido diez generaciones de los García D'Ávila, han sido protegidas como Patrimonio Histórico Nacional desde 1938, casi cien años después de ser abandonadas. La Fundación García D'Ávila restauró las estructuras y creó un Parque Histórico con su castillo, capilla, centro de exposiciones, auditorio y todas las instalaciones de un destino turístico envidiable.

Praia do Forte el pueblo de pescadores.

Praia do Forte tiene su propia historia: casas de pescadores, una plaza, y una iglesia forman el pueblo de pescadores, que está en la misma ubicación que ocupaba Fazenda Praia do Forte hace 30 años: un lugar sencillo y mágico. Las casas de la aldea, habitada por unas 1.800 personas, aún conservan la atmósfera del pasado y la convierten en un lugar especial para quienes viven en ella, la visitan, o pasean por sus calles. El área fue donada al municipio con la condición de que sus habitantes no vendiesen sus casas, solamente fueron autorizados a dejárselas a sus hijos. Esta fue la estrategia perfecta para mantener el ambiente original de Praia do Forte.

El municipio ha pavimentado sus calles principales y ha desarrollado una pequeña zona comercial con tiendas de artesanía local, boutiques, bares, restaurantes y casas de huéspedes llamadas pousadas, pero todavía mantiene el encanto y la simplicidad del pasado. Aunque el número de visitantes aumenta cada año, el pueblo mantiene un ambiente rústico que impregna este lugar acogedor, perfecto para un paseo agradable. Praia do Forte es uno de esos pequeños nichos de Brasil, donde los habitantes locales todavía ponen sus sillas en la acera para charlar bajo la luna. Allí, se puede experimentar algo de la vida de los pescadores, artesanos y habitantes locales, que se aferran a sus tradiciones, ritos religiosos y fiestas populares. Ocasiones especiales son el 2 de febrero, que se dedica a Iemanjá, la diosa del mar, y el 4 de octubre, Día de San Francisco de Asís, el santo patrón de la ciudad de Praia do Forte.

Bucear en Praia do Forte.

Las aguas cristalinas que bañan los 12 kilómetros de playa de arena blanca, la rica fauna y flora marina y el clima que favorece la visibilidad bajo el agua hacen de Praia do Forte, sin duda, un lugar perfecto para bucear.

Las piscinas naturales, como las de Papa Gente y Lord, que se forman durante la marea baja son ideales para practicar snorkel, ya que están repletas de peces.

También es posible bucear en sitios con una profundidad de 35 metros para ver un bello espectáculo submarino. No debemos olvidar visitar el arrecife de coral en marea baja por la riqueza de flora y fauna que allí habita. La mejor época del año para bucear, siempre supervisados por expertos, es de octubre a febrero, según las condiciones meteorológicas. Y lo mejor: la temperatura media del agua es de unos cómodos 26 °C.

Los ríos Timeantube y Pojuca.

El río Timeantube es corto y estrecho y está rodeado por manglares. Las aguas de este río se remansan en un embalse llamado lagoa Timeatube que sirve de reserva a miles de pájaros de más de 300 especies diferentes catalogadas. En esta laguna podrás alquilar canoas para navegar por sus aguas o contratar un barco a motor para la observación de las aves.

Embárcate en una aventura en kayaks dobles, navegando en las aguas dulces y tranquilas de la laguna Timeantube rodeado de plantas acuáticas y aves silvestres. Para las 2 horas que se suele tardar en recorrer los 6 km no olvides llevar traje de baño, sandalias, gorra, protector solar y agua.

También podemos remar en canoas canadienses en el manglar para así llegar a conocer y admirar este importante ecosistema tropical. El manglar es un ecosistema de agua salada resultante de la mezcla de las aguas del río con el océano y considerado la cuna de la vida marina.

También podrás pescar en el río. Es posible usar cebo vivo o artificial. Los peces más comunes son el róbalo y el pargo. En Praia do Forte hay tres muelles pequeños a lo largo del río, que son ideales para la pesca al final de la tarde. En marea baja, es posible ir a pescar a la zona donde el mar y el río se encuentran. En esta zona se pueden capturar róbalos, bagres (pez gato) y pez espada.

El río Pojuca es más grande y está más alejado de Praia do Forte (unos 2.500 metros). Sus aguas forman rápidos que esculpen la roca formando bañeras donde recibir un "hidromasaje natural". Un bonito paseo por sus rocosas orillas te permitirá encontrar un puesto de pesca ideal. Para los amantes de los deportes más extremos, el hermoso entorno del río Pojuca ofrece actividades más radicales como el boya-cross y la tirolesa. Los barcos salen del nacimiento del Pojuca y siguen el río hasta los rápidos, donde el más atrevido puede aventurarse con las boyas y los demás puede darse una ducha en la cascada y disfrutar de un jacuzzi natural.

Proyecto Tamar Praia do Forte.

Al viajar a Praia do Forte no podemos dejar de visitar la sede nacional del proyecto para la protección de las tortugas marinas en Brasil - TAMAR / IBAMA y aprender un poco más sobre el mismo, que desempeña un papel importante en la vida de varias especies de tortugas de mar.

Desde 1980, los investigadores han estado estudiando la protección, la reproducción y el manejo de algunas especies de tortugas marinas en Brasil, sobre todo la tortuga boba. Hay siete tipos de tortugas marinas en el mundo, cuatro de los cuales han estado poniendo sus huevos en las playas de Papa Gente durante miles de años. En el centro de visitantes se pueden ver diferentes especies de tortugas marinas en una gran variedad de etapas de desarrollo. Además de las tortugas, también se pueden ver otros animales marinos, tales como estrellas de mar, cangrejos, rayas y tiburones entre otros. Algunas cosas que pueden ser útiles en la visita: en primer lugar recomendamos los siguientes accesorios: ropa ligera, sandalias, gorra, protector solar, cámara o videocámara, agua, y dinero en efectivo. La visita tiene una duración aproximada de 2 horas y se puede hacer a pié (unos 2 km) o en minibús. La base de Tamar cubre un área de diez mil metros cuadrados y es el Centro de Visitantes más completo y moderno de Brasil.

Comer en Praia do Forte.

En Praia do Forte disponemos de una gran variedad de bares, cafés y restaurantes con comida brasileña, mejicana, italiana, alemana, vegetariana e incluso japonesa. La comida brasileña es rica y variada así que no dejes de probar los platos típicos que vamos a mencionar.

Los mariscos y pescados son frescos, exóticos y deliciosos y se cocinan de forma muy variada. No debemos dejar de probar los alimentos que ofrecen los vendedores ambulantes en la playa, siempre que parezcan frescos: pinchos de pollo y de ternera, ostras, gambas y queso a la plancha.

También recomendamos probar el caldinho: una sopa servida en todas partes (restaurantes, carritos y gente con termos en la playa). Tiene una gran variedad de sabores, desde fríjol negro hasta gambas. Si la pides "completa" te añadirán algunos extras al servirla, como un pequeño huevo hervido. El plato nacional es la Feijoada, un guiso de alubias, cerdo y ternera que se sirve con arroz y Farofa. La Farofa es un plato barato y muy popular que se prepara con harina de mandioca o de maíz mezclada con algún elemento graso.

Dentro del apartado de pescados y mariscos en Praia do Forte hay que probar las gambas (Camarâo) en todas sus preparaciones, el cangrejo y las ostras, que deben estar vivas en un cubo lleno de hielo y se abren en el momento de consumirlas, con un chorrito de limón, sal y comino en polvo.

El queso a la plancha (Queijo de Coalho) es un plato único con un sabor ligeramente salado que se acompaña con orégano y ajo.

Las brochetas (espetinhos) de pollo, cerdo, ternera o cordero a la parrilla se pueden degustar en los restaurantes tipo Rodizio o en las Churrascarías. En los restaurantes de Praia do Forte tipo Rodizio se suele pagar un precio fijo y nos ofrecen carne, ensalada o incluso pizza hasta que digamos que no queremos más. En las Churrascarías, además de los espetinhos clásicos de pollo, cerdo, ternera o cordero, también tienen otras variedades que incluyen trozos de pavo o de solomillo envueltos en panceta ahumada, rosbif, costillas de cerdo o ternera, chorizo y piña o plátano a la brasa. Todo viene acompañado por patatas fritas, plátano frito, arroz y fríjoles.

Para acompañar las comidas o tomar en cualquier momento hay que probar la famosa Caipirinha, elaborada con Cachaça (aguardiente destilado de la caña de azúcar y bebida nacional), azucar y limas frescas. La Cachaça es tan popular en coctelería como sola, ya que hay distintas variedades y calidades.

Instituto de la ballena jorobada.

Otro de los grandes atractivos turísticos de Praia do Forte es la posibilidad de realizar excursiones a alta mar para observar cetáceos, especialmente la ballena jorobada o corcovada, una de las más grandes especies de ballena.

El trabajo de monitorización y conservación de las ballenas jorobadas en aguas brasileñas, desarrollado en Praia do Forte, hace de este lugar un destino para los turistas que quieren acercarse a estos mamíferos. Entre julio y octubre, las agencias de turismo locales organizan excursiones a alta mar para la contemplación de estas especies. Antes de embarcar en el Instituto de la ballena jorobada (Baleia Jubart) se da una conferencia sobre los mamíferos. El objetivo, además de explicar los cuidados necesarios durante el viaje, es también impartir conocimientos sobre los hábitos, las costumbres y la vida de las ballenas y el ecosistema marino.

Reserva ecológica de Sapiranga.

La reserva ecológica de Sapiranga en Mata de Sâo Joâo fué creada en 1992 por el gobierno del estado de Bahía, tiene un superficie forestal de 600 hectáreas protegídas. Esta reserva está administrada por la Fundación Garcia D´Avila y el IBAMA.

Al visitarla sentiras la emoción de una aventura en la selva tropical por senderos a través de la selva atlántica de la Reserva Natural Sapiranga. Los que son un poco más atrevidos puede desafiar la gravedad bajando por la impresionante tirolina. Para los amantes del ecoturismo y el turismo de aventura las opciones son muchas en ésta bella reserva. Además de conocer la fauna y la flora mejor, también es posible tomar un relajante baño en el río. La Reserva Natural de Sapiranga tiene aproximadamente 2.000 hectáreas donde poder practicar senderismo, ciclismo, equitación, rutas en todoterreno 4×4 y para los amantes de la aventura, la mejor opción es el quad.

Para una óptima visita recomendamos llevar ropa ligera y trajes de baño, sandalias o zapatos de senderismo, gorra, protector solar, repelente de insectos, cámara o videocámara, agua y dinero en efectivo.

Salvador da Bahia: Cidade Alta.

En la zona de Salvador de Bahia conocida como Cidade Alta está el Pelourinho, el centro de la ciudad vieja, donde encontraremos edificios históricos, arquitectura colonial, museos, restaurantes, bares, hostales, tiendas de artesanía, y academias de música, danza y capoeira en un práctico sistema de callejuelas empedradas repletas de turistas.

No podemos dejar de visitar:

* La Praça da Sé y Terreiro de Jesus, plazas conectadas por la Catedral, que constituyen la zona más animada de Salvador.

* El Museu Afro-Brasileiro que conserva los documentos de la trata de esclavos y del posterior desarrollo de la ciudad.

* Largo do Pelourinho, una plaza triangular bastante pequeña, que es una de las partes más antiguas de la ciudad

* El Mercado Modelo, mercado principal de la ciudad, buen sitio para comprar artesanía y otros souvenirs. En la plaza adyacente a menudo se puede ver a hombres jóvenes practicando la capoeira.

Igreja do Nosso Senhor do Bonfim, una pequeña iglesia ubicada en un barrio al norte, que es uno de los lugares de peregrinación más populares en todo Brasil. Las cintas de colores votivas o fitas de Bonfim son un elemento fácilmente reconocible en todo Brasil e incluso más allá. Los niños que hay fuera de la iglesia, por un módico precio, te atan una fita alrededor de la muñeca y te dicen que pidas un deseo; si la cinta se cae sola, el deseo se hará realidad pero si la cortas antes de eso, no lo hará.

La vida nocturna de Praia do Forte.

La vida nocturna de Praia do Forte está llena de alegría, música y gente en movimiento alrededor de los bares, que suelen permanecer abiertos hasta el amanecer. El "Las Margaritas" es una excelente opción, porque además de música en vivo, ofrece deliciosos cócteles exóticos y comida mexicana.

The Beach House, con su estilo rústico y agradable, no sólo es para turistas brasileños sino también para los extranjeros. Ofrece sonidos eclécticos, que van desde la música popular brasileña al rock internacional. Atrae a los clientes por su estilo muy brasileño, con muchas opciones de cócteles y aperitivos. Al final de la noche se convierte en el punto de encuentro para los músicos de Praia do Forte.

Para finalizar la noche el Bar Souza nos ofrece música en vivo los fines de semana y cierra sobre las cinco de la mañana. Es un local agradable y acogedor para brasileños, nativos y extranjeros. El intercambio cultural es intenso y todos se divierten con el repertorio brasileño de Bahia.

Para aquellos a los que no les gusta el bullicio, la opción es salir a dar un paseo nocturno, especialmente en los días de luna llena. Praia do Forte ofrece noches muy agradables, con una brisa sutil que parece que acaricia la piel. En los días de luna llena, asegúrate de ir a la playa a ver la salida de la luna.

Visitando playas cercanas.

Entre los principales lugares de interés cerca de Praia do Forte vale la pena visitar las playas de Itacimirim, que comienzan en una ensenada y son bellísimas, y Guarajuba, que tiene una gran variedad de playas para satisfacer tanto a los adultos como a los niños por sus piscinas naturales y sus aguas tranquilas y cristalinas.

Imbassaí merece ser visitada por sus cadenas de dunas y cocoteros paralelas al mar. La gran variedad de artesanía que podremos encontrar en el pueblo de Santo Antonio se caracteriza por la paja trenzada. Diogo, que se encuentra a cinco kilómetros de Imbassaí, es un refugio de artistas y es muy conocida por su gastronomía.

La Costa do Sauipe es un lugar de interés para los turistas ya que es un inmenso resort con hoteles de lujo, campo de golf, tenis, squash, fútbol, centro ecuestre, discoteca, piscina de agua mineral y salas de juegos. Los que se alojan en Praia do Forte pueden pasar el día en el complejo turístico y disfrutar de lo que puede ofrecer.

Mangue Seco alberga diversos ecosistemas como dunas costeras, marismas, estuarios, manglares y playas. Las enormes dunas están cubiertas de cocoteros, casas e incluso calles.

 


Subir